3 de noviembre de 2020
#Noticia

Soledad Lama, directora de Desafío 10X: "Los empresarios también somos responsables de la realidad que estamos viviendo en nuestra sociedad y juntos podemos lograr un impacto importante"

La gerente general de Comaco dio a conocer cómo se involucró en esta iniciativa, destacó la importancia de empezar a tratar el tema de las brechas salariales en los directorios e invitó a todas las empresas a unirse incorporando nuevos valores a su modelo de negocio.

Comparte esta nota
Por Desafío 10X

El 18 de octubre del 2019 fue un día que marcó un antes y un después en la historia contemporánea de Chile y sus ciudadanos.

Las manifestaciones y demandas sociales que se hicieron sentir en las calles de Santiago y posteriormente en el resto del país exigían respuestas que fueran más allá de apaciguar el descontento por el aumento del pasaje del metro.

"No son 30 pesos, son 30 años", fue la consigna que se popularizó por aquellos días y que se hizo bandera de este estallido social.

¿Cómo podemos ser parte de la solución?, se preguntaron en un chat de Whatsapp varios empresarios y emprendedores pertenecientes a organizaciones como G100 y Sistema B Chile, entre ellos Soledad Lama, gerente general de Comaco.

"El estallido social fue el viernes 18 y el domingo 20 yo me comprometí a que ningún trabajador de Comaco iba a percibir menos de 500 mil pesos líquidos", contó.

Una acción concreta, un primer paso relevante. Fue así como Soledad se involucró de lleno con la iniciativa que se concretaría días más tarde y que nació de la raíz de ese grupo de Whatsapp: Desafío 10X.

Desafío 10X es un movimiento cuyo principal propósito es mejorar el bienestar de los trabajadores de Chile invitando a las empresas a asumir el compromiso voluntario de ofrecer a sus empleados, en un plazo de dos años, una de estas dos opciones o incluso ambas:

Un sueldo mínimo bruto de 22 UF.

Reducir la diferencia entre los que más ganan y los que menos ganan en la empresa y que dicha brecha no sea diez veces mayor.

"Los empresarios también somos responsables de las brechas salariales que generamos al interior de las empresas y de la realidad que estamos viviendo en nuestra sociedad. No podemos ser ajenos y decir 'esto es un problema del Gobierno donde nada tengo que ver', hay que ser parte de la solución y tomar conciencia de que juntos podemos lograr un impacto importante en nuestro país", apuntó Soledad, quien forma parte de nuestro directorio.

 

¿Qué significa para ti ser parte de Desafío 10X?

―"Unirse a Desafío 10X implica compromiso, querer ser parte de la solución y realmente tomar acción dentro de la situación que estamos viviendo como país; dejar de ser espectador y empezar a liderar a través del ejemplo. Tiene que ver con que seamos mejores empresarios, más conscientes, informados respecto a las condiciones salariales de nuestros trabajadores y que veamos la posibilidad de comparar los sueldos que estamos pagando con los sueldos éticos del país donde estamos viviendo".

A su vez, agregó que es clave "generar conversaciones con gerentes y directores, respecto a las posibilidades que tiene la empresa de mejorar las condiciones laborales a través del tiempo", para no replicar en las organizaciones "las inequidades que vemos en la sociedad".

Por otro lado, señaló que al referirnos a las empresas estamos hablando de entidades que persiguen la ganancia y el lucro y es muy importante dejar de demonizar estos conceptos. No obstante, es fundamental que los empresarios sean conscientes y conozcan la realidad del país en el que están haciendo negocios.

 

Hay quienes ya no ven a las empresas solamente como instituciones para crear ganancias, sino que al mismo tiempo impactan positivamente y ayudan a resolver los desafíos de la comunidad de la que forman parte. ¿Cómo pueden las empresas que aún no se montan en ese tren hacerlo a través de Desafío 10X?

 ―"En Chile tenemos un 1.800.000 emprendedores, que no necesariamente son grandes empresas, es decir, son micros, pequeños y medianos empresarios, gente joven que es la esperanza del país. A ellos les tenemos que decir: 'Dedícate a lo que te gusta, fluye, gana plata, pero mientras estés haciéndolo te invitamos a tratar de pagar lo mejor que puedas, a no regirte por los sueldos de la industria al momento de elegir los salarios. Fíjate en la contribución que genera  ese trabajador en particular en tu modelo de negocio, trata de ceder un poco de rentabilidad, pero no toda'. Necesitamos que las empresas existan y subsistan, pero tenemos que dejar de ser excesivamente ambiciosos y egoístas".

Asimismo, Soledad explicó que Desafío 10X es "una invitación a esa masa importante de chilenos que pueden sacar a nuestro país adelante" a tener una mirada más holística, global y conectada con la realidad.

"No importa el tamaño del negocio, lo importante es conectar y preguntarse cómo generar un impacto positivo en la comunidad, los colaboradores, los clientes y el medioambiente. Los empresarios no podemos ser egoístas y dedicarnos, como caballos de carrera, a mirar nuestros negocios y ganar plata, hay que abrir un poco el campo de visión e incorporar nuevos valores en el modelo de los negocios".

En cuanto a la pandemia y la crisis sanitaria que ha generado mella en la economía y los distintos sectores productivos del país, Soledad puntualiza que "los buenos marineros y los buenos líderes se forman en las tormentas".

 

El contexto mundial está determinado por la pandemia, ¿cómo Desafío 10X se plantea surfear esta ola y que pueda ser vista como una oportunidad?

―"Dado que Desafío 10X es un llamado a los empresarios, uno no puede pretender generar cambios y liderar solamente en aguas calmas. Independientemente que estemos en una sindemia, que son dos pandemias en una (el estallido social y el COVID), los líderes guían a pesar de las circunstancia y no hay excusas ni tiempo que perder. El momento que necesita Chile para que tengamos mejores empresarios, un nuevo discurso y nuevos valores es hoy".

Además, recalcó que el modelo de negocio "hoy es más importante que nunca" y sacar adelante a la empresa "no significa olvidarse de los trabajadores".

"Yo creo que el desafío es cómo mejorar mi modelo de negocio para seguir existiendo, sin perjudicar al medioambiente, a la comunidad, a los colaboradores y ojalá impactar positivamente".

Al mismo tiempo, destacó que una de las críticas más comunes que ha recibido la iniciativa se relaciona con el hecho de subir los sueldos en medio de la crisis, cuando la principal preocupación pasa por sacar adelante el negocio.

"Desafío 10X no es una imposición, sino una invitación a impactar positivamente en tus colaboradores. En medio de esta crisis igual puedes ver cómo es tu planilla de sueldos y cómo quieres que sea, o sea, la invitación sigue vigente. ¿No puedes comprometerte hoy? ¿Puedes a mediano plazo? Pero la invitación sigue ahí, no la dejes olvidada en un cajón, te necesitamos conectado y pensando cómo podemos mejorar", señaló.

Soledad también ahondó en el tema de la productividad en las empresas y el nivel de instrucción de los sueldos bajos, explicando que es clave ponerse metas y "ver de qué manera podemos tener un recurso humano más productivo que permita subir los sueldos bajos".

"En una conversación grupal con la empresa uno puede discutir: 'Si nos está yendo mejor, veamos la posibilidad de subirle el sueldo a las personas que hacen el aseo, a los guardias, a las personas que hacen el jardín, los cargos de baja calificación que son generalmente los cargos que tienen los menores sueldos'. Conectar con el impacto que puede generar la empresa en la realidad familiar de los colaboradores trae muchos beneficios y mucho engagement. Un equipo que se siente contento de trabajar en un lugar justo usa sus talentos y cuando tienes a gente que usa sus talentos es difícil competirte".

Actualmente, más de 1.500 empresas se han sumado a la iniciativa, organizaciones de diferentes tamaños y rubros. En tal sentido, Soledad apuntó que el Desafío 10X insta a todo el sector empresarial a unirse a este movimiento.

 

¿Qué empresas grandes se han sumado y cuál es tu mensaje para que muchas más lo hagan?

―"De partida el llamado es a que se sumen todos los tamaños de empresas, las grandes también. Para eso necesitamos gerentes generales comprometidos, directores que inviten a otros miembros a analizar este tema. Tenemos empresas como CasaIdeas, que han declarado que les parece muy bueno el Desafío 10X y que se comprometen a hacer todo lo posible porque su empresa, con una tremenda estructura, avance en este sentido".

Al mismo tiempo, destacó que la desigualdad salarial y las brechas al interior de las empresas son temas que hay que llevar a los directorios, y a su vez quienes integran la compañía deberían preguntarse qué están haciendo para poner esta discusión sobre la mesa.

También resaltó que visualiza este movimiento empresarial creciendo a través del tiempo, pero más que declaraciones de buena voluntad "se necesita compromiso, empresarios que suscriban y se hagan socios de esta fundación".

"Tenemos una línea programática y eso solo lo va a financiar quienes creamos en esto. Es un programa de privados y tenemos que demostrar nuestro compromiso destinando la parte que yo pueda de mi utilidad como empresa, o la que el directorio acuerde, en promover una sociedad más justa, un país más equitativo, un país más feliz y con menos desigualdad", puntualizó.