7 de agosto de 2020
#Noticia

¡Desafío 10X! Te explicamos la iniciativa que invita a las empresas a mejorar el nivel de vida de sus trabajadores

Todo lo que necesitas saber sobre este movimiento que invita a las empresas a reducir la desigualdad bajando la brecha salarial.

Comparte esta nota
Por Desafío 10X

Desafío 10X es un movimiento cuyo principal propósito es mejorar el bienestar de los trabajadores de Chile invitando a las empresas a asumir el compromiso voluntario de ofrecer a sus empleados, en un plazo de dos años, una de estas dos opciones o, incluso, ambas:

  1. Un sueldo mínimo bruto de 22 UF.
  2. Reducir la diferencia entre los que más ganan y los que menos ganan en la empresa y que dicha brecha no sea diez veces mayor.

 

 

 

¿Cómo nació Desafío 10X?

Según un estudio realizado por la consultora Mercer, en Chile el sueldo de un gerente general es, en promedio, 34 veces superior al de sus operarios y, a su vez, puede llegar a ser hasta 47 veces mayor al sueldo mínimo.

Cómo abordar esta situación era algo que ya se estaba conversando por parte de varios empresarios y miembros de organizaciones como Sistema B y G100 mucho antes del estallido social. Sin embargo, el 18-O fue una especie de catalizador que impulsó el lanzamiento de Desafío 10X.

La coyuntura social fue determinante para que la iniciativa tuviera una receptividad sorprendente, ya que la contingencia hizo aún más evidente el problema y generó que la invitación voluntaria a ser parte de Desafío 10X se masificara en cuestión de días.

De hecho, en la primera semana, alrededor de mil empresas se sumaron al Desafío 10X, llegando a tomar un ritmo de aproximadamente 200 por día.

 

 

¿Quiénes participan?

El puntapié inicial de la convocatoria lo hizo la agencia de marketing Contingente, quienes durante la segunda mitad de octubre de 2019 lanzaron el sitio donde se puede conocer detalladamente el Desafío 10X.

Sin embargo, la iniciativa estuvo respaldada desde el primer día por Sistema B, organización que reúne un ecosistema de empresas con triple impacto (económico, social y ambiental); y el G100, un grupo de emprendedores afianzados y con experiencia que colaboran con otros que recién empiezan.

Hoy en día el directorio de Desafío 10X está integrado por varios miembros de estas dos organizaciones, quienes sueñan con una sociedad que entiende que todos somos uno y que estamos conectados de manera interdependiente a un mundo, tanto presente como de generaciones futuras, que debemos cuidar de manera fraterna y solidaria.

Hasta la fecha, 1.500 empresas de distintos tamaños, rubros y regiones del país han tomado uno o ambos de los compromisos, lo que se traduce en un impacto positivo para más de 40.000 trabajadores.

 

 

¿Por qué 10X?

La brecha entre el salario máximo y el mínimo en una empresa, en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es 32 veces superior.

10X sigue siendo una diferencia amplia, pero, si lo comparamos con el dato anterior, es muchísimo mejor que lo que hay ahora.

 

 

¿Y por qué 22 UF?

La respuesta a esta pregunta se encuentra al entender el concepto “línea de pobreza”, que es, en pocas palabras, el ingreso mínimo establecido para satisfacer las necesidades básicas alimentarias y no alimentarias de los integrantes de un hogar.

Un sueldo mínimo bruto de 22 UF ($500.000 líquidos, aproximadamente) permitiría a un hogar de hasta cuatro integrantes (donde sólo una persona trabaja) estar por encima de ese límite, por lo que, al sumarse a este compromiso, las empresas contribuirían a disminuir el nivel de pobreza de sus trabajadores.

 

 

Si la idea es tan buena, ¿por qué no se propone como ley?

Algo que siempre hemos recalcado es que Desafío 10X es una invitación voluntaria a aquellas empresas que, en lo posible, puedan hacer la diferencia y contribuir a mejorar el bienestar de sus trabajadores.

No queremos obligar a nadie y somos conscientes de lo costoso que sería para el país imponer, de un día para otro, un nuevo salario mínimo. En síntesis, no controlamos lo que hace o no el Estado, pero sí podemos motivar desde ya a las empresas a sumarse voluntariamente, en sus plazos y de acuerdo a sus posibilidades.

 

 

¿Cómo ser parte de Desafío 10X?

Cada dueño, gerente o director de empresa conoce la realidad de su organización y sabe si entre sus posibilidades está ser parte de esta iniciativa, por lo que, si desea voluntariamente unirse a Desafío 10X, solo le tomará un par de minutos hacerlo a través de este enlace.

La empresa puede elegir un plazo de hasta 2 años para hacer el ajuste, y el tipo de compromiso que quiere tomar: sueldo mínimo de 22 UF o diferencia salarial de 10X (o ambos).

Es importante destacar que por ahora se trata de un compromiso de palabra, es decir, los mismos empleados de las empresas deben fiscalizar que se esté efectuando lo acordado, aunque estamos trabajando en protocolos para poder verificar el cumplimiento.

De hecho, cuando una empresa toma el compromiso, enviamos un sello que indica que está "en proceso" el Desafío 10X y/o el sueldo mínimo de 22 UF, para que puedan ponerlo en su página web.

 

 

¿La situación de pandemia no es un mal momento para subir sueldos?

Puede ser. De hecho, muchas empresas lo están pasando mal en este momento. Sin embargo, Desafío 10X hace una invitación primero que todo a medir, a conectarse con la realidad de los trabajadores (revisar la brecha y revisar la pobreza que puede existir) y pensar a futuro. Puedes aceptar el Desafío hoy, con miras a 2 años más. La idea es preguntarte qué puedes hacer ahora o cómo puedes reestructurarte para el futuro.

 

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, planteado en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, es “promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos”. Por eso creemos que Desafío 10X es una alternativa para que las empresas no solo se alineen con dicha meta, sino que, además, podamos inspirarlas a compartir el valor que generan.

¡Únete, tienes el poder de cambiarle la vida a tus trabajadores!