29 de enero de 2021
#Noticia

Ocupación, creación de empleos y la brecha educacional: otra tarea que debemos afrontar pensando en la reactivación sustentable

En el último año la diferencia en la tasa de ocupación por grado de instrucción en la Región Metropolitana se amplió entre profesionales y personas con educación media

Comparte esta nota
Por Desafío 10X

El virus se ceba con los empleos menos cualificados. Así tituló el medio español El Economista un artículo que dio a conocer otro de los duros golpes de la crisis económica generada por la pandemia.

"En el conjunto de la Unión Europea, el 8% de los trabajadores con educación secundaria o inferior perdió su trabajo entre el último trimestre de 2019 y el segundo trimestre de 2020. Durante el mismo período, el número de empleos para trabajadores con títulos universitarios aumentó en un 3%", reseña la nota.

Este panorama, sumado a otros elementos ya conocidos del impacto económico del Covid-19 (cierre de empresas, dificultad de ciertos sectores para retomar sus actividades, entre otros), suma más complejidad a la ansiada reactivación que muchos esperan se lleve a cabo en los próximos años.

Porque, tengámoslo claro, si de verdad queremos aspirar a un escenario económico que empiece a remontar las dificultades de la pandemia, tenemos que hablar de brechas y cómo empezar a cerrarlas.

 

¿Qué pasó en el último año respecto a este tema en Chile?

¿Y qué pasa en Chile respecto a este tema? ¿Qué tan marcadas son las brechas educacionales? ¿Cuáles son las oportunidades laborales para alguien con educación media en comparación con alguien con estudios universitarios?

Recientemente se publicó un análisis del Observatorio Laboral Metropolitano (basado en datos del Instituto Nacional de Estadísticas) dando a conocer cifras sobre la creación de puestos de trabajo en la capital.

Dicha publicación señala que entre septiembre y noviembre del año pasado la diferencia en la tasa de ocupación entre personas con educación profesional completa y personas con educación media completa fue de 19,6%.

En el mismo periodo, pero de 2019, la brecha era de 14,7 puntos, es decir, se amplió la diferencia en este tema durante la irrupción de la pandemia.

Consultado por Diario Financiero, Humberto Jiménez, investigador del Observatorio Laboral Metropolitano, apuntó que, además de "evidenciarse diferencias importantes entre personas con menor y mayor calificación", fueron las personas con menor grado de calificación "los más golpeados por la pandemia".

En la misma nota, Verónica Garrido, directora del Sence Metropolitano, se refirió a estas cifras enfatizando dos ideas clave:

La reactivación de los sectores más deprimidos, como el comercio.

Avanzar en la reconversión de los talentos y habilidades de quienes tenían alguna ocupación que por las actuales restricciones no podrán ejercer.

¿Cómo podemos empezar a revertir esta situación? ¿Pueden las empresas ayudar a aumentar el nivel de instrucción de sus colaboradores para reducir esta brecha?