18 de diciembre de 2020
#Noticia

¿El cierre de las escuelas por la pandemia puede afectar los salarios de los niños y jóvenes en el futuro? Te lo explicamos

Según la Unesco, casi 1.600 millones de alumnos se vieron afectados por el cierre de las instituciones educativas en el momento más crítico de la crisis sanitaria.

Comparte esta nota
Por Desafío 10X

2020 ha sido un año complejo, atípico desde todo punto de vista, marcado, principalmente, por la pandemia y sus consecuencias a nivel mundial.

Por debajo del sanitario, el escenario más afectado ha sido el económico y así lo demuestran cifras de diferentes organismos mundiales.

A mediados de año, el Banco Mundial calificó el impacto económico de la pandemia como "la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial" y detalló en su reporte Perspectivas económicas mundiales que las previsiones de crecimiento de la economía mundial se redujeron un 5,2%.

"La disminución prevista en los ingresos per cápita, de un 3,6 %, empujará a millones de personas a la pobreza extrema este año", aseguró la organización multinacional.

Las medidas restrictivas adoptadas por diferentes gobiernos con el objetivo de frenar la cifra de contagios tuvo efectos colaterales en el comercio y otras actividades económicas que, con el pasar de los meses, han logrado recuperarse poco a poco. Pero hay otras áreas, como el sector educativo, que no han logrado remontar el duro golpe que representa el Covid y eso, a la larga, traerá consecuencias, sobre todo, para los niños y jóvenes de hoy.

El cierre de las escuelas y establecimientos educativos se traduce, al largo plazo, en pérdidas económicas y salariales para las generaciones que integrarán la fuerza laboral en unos años y así lo destacan varios informes.

 

El dilema de la apertura escolar

Un tema que se ha discutido durante meses es el retorno a las clases presenciales y si es seguro, o no, permitir que niños y jóvenes asistan a sus escuelas.

Tal ha sido el debate a nivel internacional que la Organización Mundial de la Salud ha debido entrar en la discusión para hacer algunas recomendaciones al respecto.

En su página, la OMS ha dedicado una sección de preguntas y respuestas al vínculo entre las escuelas y el Covid, una sección que, entre varias sugerencias y recomendaciones, advierte que "la decisión de cerrar parcialmente o reabrir las escuelas debe guiarse por un enfoque basado en los riesgos para maximizar los beneficios educativos, de bienestar y de salud para los estudiantes, el personal docente y auxiliar y la sociedad en general. Además, debe contribuir a prevenir un nuevo brote de Covid-19 en la comunidad".

En ese sentido, enlistan una serie de medidas a tomar en cuenta para considerar la apertura o cierre de establecimientos educacionales:

  • La epidemiología del Covid-19 a nivel local: la situación puede variar de un lugar a otro dentro de un mismo país.
  • ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos probables para los niños y el personal de la reapertura de las escuelas?
  • La detección y la respuesta: ¿las autoridades sanitarias locales pueden actuar rápidamente?
  • La capacidad de las escuelas/las instituciones educativas para funcionar de manera segura.
  • La colaboración y coordinación: ¿la escuela está colaborando con las autoridades locales de salud pública?

 

 

El impacto del déficit educacional en los salarios del futuro

Según estadísticas compiladas por la Unesco, "casi 1.600 millones de alumnos de más de 190 países (el 94% de la población estudiantil del mundo) se vieron afectados por el cierre de las instituciones educativas" en el momento más crítico de la crisis sanitaria.

Esto, apuntan, podría significar una reducción de las matrículas de educación universitaria de hasta el 3,5%, uno de los mayores índices de abandono experimentados por la educación superior.

Asimismo, un trabajo publicado por Vox EU recalca que "la proporción de estudiantes que logra un título universitario se reducirá en 2,6%, mientras que la proporción de quienes abandonan la escuela secundaria aumenta en 4,1%.".

"Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría despilfarrar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y agravar las desigualdades más arraigadas", manifestó el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, al respecto.

Este contexto, bajo el análisis del Banco Mundial, haría que "cada estudiante que hoy está en la escuela primaria y secundaria podría enfrentar, en promedio y en un escenario realista, una reducción de US$ 872 en sus futuros ingresos anuales. Esto equivale a  aproximadamente US$ 16.000 durante toda su vida laboral a valor actual, que en el escenario pesimista sube a US$ 26 mil", reseñó Radio Pauta al respecto.

A su vez, los investigadores que participaron en el informe de Vox EU antes mencionado resaltan que este declive del capital humano podría desacelerar las perspectivas de crecimiento a largo plazo de los países, sobre todos en los que dependen en gran medida de este elemento.

 

Clases online: ¿solución?

En Chile, aunque muchas instituciones educacionales han optado por la implementación de clases online como una forma de reinventarse ante la pandemia, la realidad es que, tal y como plantea este artículo de Ciper, hay que saber distinguir entre educación e-learning y la educación a distancia en emergencia.

"La educación a distancia descansa en un diseño y planificación cuidadoso con vasta evidencia y se rige por indicaciones instruccionales definidas [...] Las clases que hoy se organizan no reúnen estas características. La emergencia ha llevado a las instituciones de educación superior a implementar cursos en línea sin mayor preparación, diseño, capacitación o evidencia. Es por esto que es necesario flexibilizar, priorizar, ser creativos, inclusivos y aceptar que, sin duda, se verán afectadas las competencias que se desean desarrollar en los estudiantes", asevera la nota.

Sin embargo, el informe de Vox EU explica que hay poca evidencia sobre la efectividad de las clases en línea versus las clases en persona "y, por lo tanto, es difícil evaluar las consecuencias a largo plazo de la enseñanza digital".

Con la vacuna asomándose como la gran estrella de un 2021 que está a la vuelta de la esquina, el panorama de cara al nuevo año es alentador y empiezan a vislumbrarse las primeras imágenes de esa pospandemia de la que tanto se ha hablado. Es probable que los últimos meses pasen factura en distintos ámbitos, el educativo incluido, pero no debemos perder la esperanza de poder revertir esos escenarios poco alentadores en materia de sueldos y salarios que se auguran a raíz del cierre de escuelas por la pandemia.