4 de diciembre de 2020
#Noticia

Brecha salarial de género: qué debemos saber acerca de este tema y cómo empezar a revertirla

Según ONU Mujeres, si no aceleramos el ritmo actual en esta materia llevará 257 años alcanzar la paridad económica entre hombres y mujeres.

Comparte esta nota
Por Desafío 10X

En 1791, dos años después de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, se estableció la Declaración de Derechos de la Mujer y de la Ciudadana.

Un siglo después, específicamente en 1893, Nueva Zelanda se convirtió en el primer país del mundo en aprobar el voto femenino.

15 años más tarde, una huelga del sector textil en los Estados Unidos, y la posterior muerte de 145 trabajadoras en una fábrica, terminó siendo el origen del hoy conocido Día Internacional de la Mujer.

Entre 1939 y 1945, años marcados por la Segunda Guerra Mundial, se consolidó la entrada de las mujeres al mundo laboral.

Podríamos seguir mencionando importantes hitos en la historia de la humanidad con un significado relevante en el reconocimiento de los derechos de las mujeres, todos ellos con un gran sentido de sacrificio, esfuerzo y lucha.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, el camino de las mujeres hacia la igualdad y equidad de derechos sigue teniendo obstáculos que es importante destacar y discutir.

Uno de ellos es la brecha salarial de género (Gender Pay Gap), un tema que durante los últimos años ha tomado fuerza, amplificado por los reclamos de los movimientos feministas de todo el mundo.

Para tener una dimensión de este fenómeno, según ONU Mujeres, si no aceleramos el ritmo actual en esta materia llevará 257 años alcanzar la paridad económica de género.

 

¿Qué es la brecha salarial?

Básicamente, este concepto se refiere a la diferencia que hay entre hombres y mujeres en materia de ingresos laborales.

"Los expertos han calculado esta brecha de diversas formas, pero los distintos cálculos apuntan a un consenso: las mujeres ganan constantemente menos que los hombres", apunta una nota del Center for American Progress.

Además, ONU Mujeres destaca que a nivel mundial la brecha salarial de género es de un 16%. "Significa que las trabajadoras ganan en promedio el 84% de lo que ganan los hombres".

"El salario promedio de las mujeres trabajadoras es generalmente más bajo que el de los hombres en todos los países y para todos los niveles de educación y grupos etarios. Quizás las mujeres en las industrias dominadas por los hombres ganen más que aquellas en las industrias dominadas por las mujeres, pero la brecha salarial de género persiste en todos los sectores", agregan.

Pero es importante hacer un doble click en este punto, ya que las estadísticas del Center for American Progress recalcan que esta situación se agrava y es más compleja cuando se mira la brecha salarial de género por etnias.

En 2018, las mujeres en Estados Unidos con trabajo a tiempo completo ganaban 82 centavos por cada dólar de los hombres. En el caso las mujeres afroamericanas y latinas, el pago era de 62 y 54 centavos, respectivamente.

Es cierto, hemos avanzado mucho en los niveles de educación y en las tasas de participación laboral de las mujeres, pero esto no necesariamente se traduce en cerrar la brecha salarial de género.

"La igualdad salarial importa porque es una injusticia flagrante y somete a millones de mujeres y familias a vidas de pobreza arraigada y brechas de oportunidades", asevera ONU Mujeres.

 

Vínculo entre igualdad salarial y valor

Con el concepto de brecha salaria de género aclarado, es importante destacar que la trascendencia y relevancia de este tema hace que sea considerado como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

De hecho, una de las metas enmarcadas en dicho objetivo es "reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados"; es aquí donde entra un término muy importante en esta discusión: valor.

"Un trabajo en el sector de la construcción, dominado por los hombres, puede tener el mismo o similar valor objetivo que un trabajo en el sector del cuidado infantil, dominado por las mujeres. Sin embargo, el trabajo en el cuidado infantil probablemente tenga un salario más bajo", explica Chidi King, miembro de la iniciativa Equal Pay Champions de la Organización Internacional del Trabajo.

Tal y como lo destaca ONU Mujeres, hombres y mujeres tienen derecho a recibir un salario igual por trabajos del mismo valor, aunque sean de rubros o industrias diferentes.

"Esta distinción es importante porque los trabajos de las mujeres y de los hombres pueden implicar diferentes tipos de cualificaciones, capacidades, responsabilidades o condiciones laborales, y sin embargo ser del mismo valor y, por consiguiente, merecer el mismo salario", afirman.

 

La pandemia y su impacto al mercado laboral femenino

La irrupción de la pandemia ha impactado en cada uno de los ámbitos de nuestra vida, modificando desde nuestra manera de relacionarnos hasta la forma de trabajar.

Sin embargo, más allá de las duras consecuencias sanitarias del COVID-19, el impacto económico de las medidas para contrarrestar la cantidad de contagios ha afectado particularmente a las mujeres y su desarrollo en el mundo laboral.

Paula Poblete, directora de estudios de Comunidad Mujer, señaló para La Tercera que la pérdida de empleos durante el último año no ha sido proporcional, afectando más a las mujeres.

Del millón 837 mil personas que han perdido su trabajo, 899 mil son mujeres y un 88% de ellas salió de la fuerza laboral, mientras que en el caso de los hombres fue de un 73%.

"La participación laboral femenina cae a cifras que no veíamos hace más de 10 años (41,3%). O, dicho de otro modo, se alcanzan cifras de inactividad que significan un retroceso de más de una década en términos de igualdad de género en el mercado laboral: 58,7%", explica Poblete en dicha nota.

Tal y como destaca ONU Mujeres, la discrepancias salariales tienen consecuencias negativas diarias y reales para las mujeres y sus familias que se exacerban con la pandemia. "Se estima que los efectos generalizados del COVID-19 podrían empujar a 96 millones de personas a la pobreza extrema para el año 2021, lo que llevaría a 435 millones el número de mujeres y niñas que viven con 1,90 dólares por día".

 

¿Cómo luchar contra la brecha salarial de género?

No existe una receta mágica para dar solución a este problema, pero sí políticas y medidas que podrían impulsar remuneraciones más equitativas y, por ende, ir cerrando de a poco esta brecha.

El Center for American Progress resalta que las diferencias de años de experiencia, entre las industrias, horas trabajadas, así como discriminación, son las principales razones que llevan a que la brecha se ensanche.

Por lo tanto, las soluciones deberían estar enfocadas hacia dichos problemas, tal y como resaltan en su artículo Datos breves sobre la brecha salarial de género.

"Para comenzar a cerrar la brecha salarial de género, las mujeres necesitan una legislación integral actualizada sobre igualdad salarial que fortalezca las protecciones existentes y combata aún más las prácticas discriminatorias. Otras políticas sólidas de trabajo y familia también son esenciales para que las mujeres, que asumen de manera desproporcionada gran parte de las responsabilidades de cuidado en sus familias, no se vean injustamente desfavorecidas al dedicar tiempo a abordar dichas necesidades de cuidado".

Por su parte, Chidi King, destaca que una de las maneras más rápidas y efectivas de reducir las brechas salariales de género es a través de salarios mínimos (o pisos salariales) decentes y de la protección social universal, ya que las mujeres están excesivamente representadas en los trabajos con salarios bajos y esto las beneficiaría más radicalmente.